En el sur de la península Ibérica se encuentra la ciudad de Granada. Pertenece a la comunidad autónoma de Andalucía y está situada en el centro de Vega de Granada, una comarca de la misma. El río Genil y Sierra Nevada, el macizo más alto de la península, condicionan el clima y las características demográficas de Granada. Los últimos datos recogen un total de 234.758 habitantes, en 2016, repartidos en los diferentes barrios de la ciudad que se han visto afectados hasta el año 1990 por la inmigración continua.

Granada se distribuye en distintas zonas. Las más importantes son: Zaidín, Albaicín, Sacromonte, Realejo, La Chana, La Cartuja y Almanjáyar. Durante el siglo XI, la ciudad fue capital del Reino Zirí de Granada y del Reino Nazarí de Granada entre los siglos XIII y XV, hasta la llegada de los Reyes Católicos, que la nombraron capital del Reino castellano de Granada.

Entre otros, Granada guarda la sede de algunas instituciones autonómicas culturales y científicas como es el centro de Documentación Musical de Andalucía, el instituto de Astrofísica de Andalucía, el Andaluz de Geofísica y Prevención de Desastres o bien la biblioteca de Andalucía. A su vez, es sede del mando de Adiestramiento de Doctrina del Ejército de Tierra de las Fuerzas Armadas Españolas (MADOC).

La amplia cantidad de monumentos de los que se constituye la ciudad es el principal motivo de la existencia del sustentor principal de Granada: el turismo. También se encuentra muy cercana a la estación de esquí y a la zona histórica llamada La Alpujarra y a la costa Tropical, parte del mar granadino. El escudo de Granada nombra la ciudad con diferentes títulos: «Muy noble, muy leal, nombrada, grande, celebérrima y heroica ciudad de Granada». Así es esta bonita provincia andaluza.

Pero, ¿de dónde proviene el nombre de la ciudad? Los ziríes, durante su reinado en el siglo XI, trasladaron la capital Ciudad Elvira (Medina Elvira) a Granada (Medina Garnata). Así pues, el nombre que se le otorga a la ciudad puede provenir tanto del árabe (Gar-anat, colina de peregrinos) como del latín (granatum, granado).

Actualmente, existen algunos restos muy antiguos que se han excavado en Granada con el paso de los años y datan aproximadamente la mitad del siglo VII a.C. Hasta que no sucedió la derrota de Cartago durante la segunda guerra púnica, la ciudad no abrió sus puertas a los romanos. A partir de aquí éstos dejaron huella para formar parte de la historia de Granada.

El clima transitivo entre mediterráneo y semiárido frío caracterizan la temperatura de Granada, siendo fresco en invierno con constantes heladas y, por lo contrario, caluroso en verano, con unas máximas de más o menos 35ºC. Este adecuado clima permite disfrutar de las actividades que ofrece la ciudad al cien por cien, que son muy variadas y atractivas para todas las edades y gustos.

La Alhambra es el monumento por excelencia de Granada. Se trata de un conjunto de palacios y jardines que antiguamente guardaba una ciudadela árabe dentro de la misma ciudad. Todo un símbolo que se compone de diferentes zonas. La primera es la Alcazaba, donde se ubica la fortaleza en la que se halla la vigilancia; el palacio de Carlos V, en el cual se encuentra el museo de Bellas Artes; el Generalife, jardines y descanso para todos; y los palacios Nazaríes, el corazón de la Alhambra y a la vez sede de los sultanes. Por supuesto, desde el año 2004 la Alhambra es un Bien de Interés Cultural.

Por otra parte, encontramos a Albaicín, Patrimonio Mundial de la Humanidad en 1994. Las diferentes calles y casas típicas andaluzas que lo conforman transmiten la belleza de la más pura Andalucía. Sus fachadas recuerdan a la arquitectura árabe característica y la mejor manera de disfrutar de cada rincón de esta zona granadina es paseando por sus calles. Además, dispone de diferentes miradores que ofrecen privilegiadas vistas de varios puntos de la ciudad. El más importante es el de San Nicolás.

En el centro histórico de Granada se puede disfrutar de un gran número de monumentos como la Catedral y la capilla Real. Al ser la ciudad favorita de los Reyes Católicos, los diferentes edificios espectaculares que forman esta zona más histórica son de carácter puramente cristiano. El monasterio de San Jerónimo, de estilo renacentista, es también digno de visitar. Además, esta zona es una de las más frecuentadas de Granada por encontrarse repleta de bares de tapas y mercados de flores.

Durante el recorrido de las orillas del río Genil se localizan diferentes arboledas y mercadillos que invitan al turista a pasear tranquilamente por él. Está a pocos minutos del centro y tiene una de las mejores ofertas de Europa de ocio cultural y científico. Aquí encontramos el parque de las Ciencias y el museo de CajaGranada, en el cual se encuentra la historia de la ciudad.

El barrio más popular de Granada es, sin duda, el Sacromonte. Sus viviendas blancas se encuentran en cuevas y unas vistas increíbles de la ciudad. Además, se considera la cuna del flamenco por los numerosos espectáculos que se llevan a cabo diariamente en las zambras, que son estas cuevas con la finalidad de utilizarlas como tablaos), rodeados de bares y terrazas para disfrutar de un ambiente típico granadino.

Si por algo se caracteriza Granada es por el arte barroco español del cual se dotan algunos de sus monumentos, como el monasterio de la Cartuja. Muy cercano al mismo también se sitúa otra zona de tapeo que rodea la plaza de toros. Ésta misma se encuentra a escasos metros de la estación de ferrocarriles, la cual se afianzó con la conquista cristiana en contra de la musulmana en Granada.

Granada es arte y también cultura. La mejor forma de disfrutarla es recorriendo sus bonitas calles andaluzas que celebran cada día las tradiciones más típicas de la ciudad. Una de ellas es el tapeo, muy presente en sus bares y terrazas y con una oferta muy variada para todos los gustos.